Congreso UIBA de Foz: Nuestros sponsors

I PREMIO UIBA

En cumplimiento de la elevada finalidad de promover y fomentar la ciencia del Derecho y asegurar en la actuación profesional de los abogados los principios de dignidad, independencia y libertad como valores esenciales en la realización de la Justicia, la UIBA ha creído oportuno establecer un galardón que distinga a quienes hubieren contribuido a tales fines de una manera relevante. 

Fue así que el Consejo de Delegados reunido en San José, Costa Rica, en 1999 acordó constituir el PREMIO UIBA que habrá de otorgarse en cada uno de nuestros Congresos bianuales, a quien por su actuación y trayectoria profesionales en el pasado y en el presente hubiese dedicado su vida y su esfuerzo a la causa del Derecho, al servicio de la Justicia y a la consecución de la Paz.



Se acordó que tal Premio, dotado de dos millones de pesetas, o su equivalente en euros, se otorgue a partir de este XIV Congreso en la Ciudad de Fortaleza, capital del Estado de Ceará, en la República de Brasil Como el Premio no puede ser compartido, según lo dispone el artículo primero de su Reglamento, después de analizar y evaluar 18 candidaturas propuestas en tiempo y forma, todas de muy distinguidos juristas y ameritados abogados de Iberoamérica, el Jurado ha resuelto por unanimidad conceder el primer PREMIO UIBA, a título póstumo, al egregio jurista paraguayo D. OSCAR PACIELLO recientemente fallecido.

La candidatura del Dr. y profesor Paciello ha sido propuesta por su Colegio de Abogados, el prestigioso Colegio de Abogados del Paraguay. Oscar Paciello dedicó, en efecto, su vida entera a los valores más elevados de la Abogacía, profesión que ejerció durante muchos años con la mayor dignidad. Fue sin duda, el gran reorganizador del Colegio de Abogados del Paraguay, que llegó a presidir y desde el cual propuso públicamente la necesidad urgente de la reforma de la Constitución política de su patria. Fue uno de los principales promotores de la democratización interna de los partidos políticos del Paraguay, lo que a la postre propició el derrocamiento de la dictadura.

Al advenimiento de la democracia no sólo fue miembro de la Convención Constituyente, sino que fungió como Presidente de la Comisión redactora de la propia Convención, convocada para la sanción de la Constitución de la República de 1992. Fue más tarde, en 1993, Ministro de Justicia y Trabajo, desde cuyo cargo obtuvo que su país aceptara la competencia de la Corte Interamericana de Derechos Humanos de San José, Costa Rica.

Dos años después, en 1995, ingresó en la Judicatura y llegó a presidir la Corte Suprema de Justicia, desde la que elaboró el Plan Estratégico para la modernización y mejoramiento del Poder Judicial. Creó además el Centro Internacional de Estudios Judiciales para la capacitación permanente de jueces y magistrados. Él mismo fue catedrático de dicho Centro de Estudios, así como había sido profesor universitario de varias generaciones de abogados.

He aquí un jurista completo: abogado, orador, profesor, pensador, escritor, legislador y magistrado del más algo nivel. Todo ello con una inteligencia superdotada, con una cultura universal y humanista, con una honradez fuera de la común, con tenacidad y carácter, con firmeza y energía y, sobre todo, con extraordinaria sencillez humana y gentilísima bonhomía.

ENTREGA PRIMER PREMIO UIBA

“He aquí un jurista completo: abogado, orador, profesor, pensador, escritor, legislador y magistrado del más algo nivel. Todo ello con una inteligencia superdotada, con una cultura universal y humanista, con una honradez fuera de la común, con tenacidad y carácter, con firmeza y energía y, sobre todo, con extraordinaria sencillez humana y gentilísima bonhomía”.

Para la debida cumplimentación del anterior Acuerdo y con emotivas palabras de cariño hacia el Dr. Oscar Paciello, por los Sres. Presidente, D. Luis Martí y D. Javier Granero, Director General de Central Técnica, entidad patrocinadora de dicho Premio, se hace entrega del mismo a la Excma. Sra. Dª. Amparo Samaniego, viuda de Paciello, quien con gran emoción agradece la concesión de este Premio, que viene a reconocer las cualidades personales y profesionales que concurrían en su esposo.

El Sr. Presidente manifiesta que, interpretando el sentir de los asistentes, transmite y reitera en la persona del Dr. Urbano Vitalino el agradecimiento de todos a los anfitriones de este evento, así como de manera especial el reconocimiento y la admiración por la espléndida organización y el esfuerzo desarrollado por el magnífico equipo que ha hecho posible la celebración de este Congreso, declarando levantada la sesión y, con ello, clausurado el XIV Congreso de la Unión Iberoamericana de Colegios y Agrupaciones de Abogados.

0
0
0
s2smodern